miércoles, 2 de mayo de 2012

Futuro II

Me siento mal, pero a futuro. Me siento mal hoy, pero por algo que aún no sucedió. Siento que voy a ser una mediocre en la vida. No estoy hablando de ser un profesional mediocre, sino de ser una mediocre en la vida.

No es que mi sueño, mi misión y/o destino en este mundo sea ser famosa. Nada más alejado de lo que en verdad es. No estoy hablando de eso. Hablo (o escribo, mejor dicho) de que no quiero ser una persona mediocre, no quiero ser una persona conformista, no quiero ser una de esas personas que se tira a menos con tal de saberse a salvo. No, no y no. Quiero ser una de esas personas que no le huyen a los desafíos, que no se cierra a la vida. Y la vida te desafía constantemente. Quiero ser de esas personas que desde un lugar anónimo, sencillo, y de bajo perfil pueden lograr dejar una huella en algún camino. Quiero que en el caso de que alguien hable bien de mí, diga "ella ama lo que hace, es su pasión, no sabés el empeño que le pone".

No quiero ser una mediocre que o aspiró a mucho y se quedó con poco, o aspiró a poco desde un principio. Quiero ser una persona común que vive de lo que le gusta, que se dedica a esa profesión que le hechizó el corazón y el alma en su juventud y que se esforzó por ser la mejor persona que podría ser. Quiero llegar a ser esa persona que deja el alma en lo que hace porque es su pasión, es un sueño que vive, que se hizo realidad. Quiero vivir mi historia perfecta, en la que soy sólo una chica que estudió la carrera de sus sueños de la mejor manera posible para ser la mejor profesional que podría ser para hacer lo mejor que esté a mi alcance para hacer una diferencia en la vida de quienes lo necesitan.

Quiero saber que no desperdicié el tiempo con una carrera que no me permita demostrarle a la sociedad todo eso que le quiero devolver; más aún, que no me permita devolverselo.

Quiero tantas cosas que me olvido de lo más importante: esto no ha terminado todavía. Todo puede suceder, ¿o no?

2 comentarios:

  1. muy inspirador lo que escribiste, me sentí totalmente identificada.
    Ese miedo por el futuro y el pensar si vamos a ser algo significante en la vida o solo vamos a ser... nada.
    un saludo bella!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Serena :)
    Me di cuenta de que al fin y al cabo, no importa si somos algo significativo, sino si somos alguien que queremos ser y somos felices.
    Saludos para el sur!

    ResponderEliminar